Publicado el

Conocer a tu alma gemela

¿Cómo reconocer mi alma gemela?
Las mariposas en el estómago, la emoción en el pecho, el rubor en las caras, la alegría inexplicable … son síntomas que todas las personas que ya estuvieron en apasionadas reconocen fácilmente. Sin embargo, el encuentro con un alma gemela es algo mucho más fuerte y mucho más intenso que cualquier otro amor o pasión vivida. Por encima de todo, lo que caracteriza el encuentro con un alma gemela es su intensidad y, sobre todo, su certeza. Cuando encontramos nuestra alma gemela, sabemos. No podemos explicar por qué, ni encontrar una justificación lógica, pero sabemos que esa persona forma parte de nosotros, que estamos intrínsecamente ligados a ella, y que nuestra vida nunca más será la misma después de encontrarla.

Se desengaña quien piensa que el encuentro con el Alma Gemma conduce a uno «y vivieron felices para siempre». En realidad, esto raramente sucede. Precisamente porque el Alma Gemma es aquella con quien tenemos más que aprender, el encuentro y la relación con ella nos presenta a menudo los mayores desafíos que nuestra vida amorosa jamás nos ha presentado.

Es muy frecuente que nuestra Alma gemela encarne un tipo físico completamente antagónico a aquel por el cual somos generalmente atraídos, asumiendo muchas de las características psicológicas que se oponen a nosotros o al que siempre defendemos – porque la lección que el alma gemela nos trae para aprender es, justamente, la del amor puro y verdadero. Cuando encontramos nuestra alma gemela, no podemos dejar de amar a esa persona, aunque vaya contra mucho de lo que siempre defendemos y deseamos para nosotros. De este modo, nuestra esencia aprende a amar simplemente la otra alma, independientemente del envoltorio físico donde esta encarnó y de los medios con que vive. Una de las principales características en un encuentro de almas gemelas es la facilidad de aceptación del otro. Los defectos del otro dejan de tener importancia, porque los aceptamos como parte de él y los amamos también, naturalmente, sin esfuerzo.

Las relaciones con el alma gemela presentan, generalmente, un desafío a superar. Es bastante común que se encuentren en momentos clave de sus vidas, y que su encuentro esté asociado a una extraña coincidencia. El episodio digno de una película – «por cualquier razón inexplicable, acabé por estar en aquel lugar a esa hora» – es una de las características que permite identificar una relación con un alma gemela, el cual surge casi siempre asociado a una aparente «ironía del Destino» . Es muy común, también, que al conocerse y conversar sobre los pasados ​​de uno y otro, se encuentren extrañas coincidencias en fechas y lugares. En varios puntos distintos de la vida pueden haber vivido en los mismos lugares, sin antes cruzarse, o hasta haber vivido lado a lado. Puede haber, también, una extraña sintonía en las fechas de cumpleaños de familiares o de acontecimientos importantes en sus vidas.

El encuentro con el Alma Géminis trae consigo el mayor desafío amoroso que podemos vivir, y por esa razón es frecuente que cuando sucede, una o ambas almas estén involucradas en otras relaciones. Muchas veces la familia es, también, una oposición a este enlace. Y es precisamente en las vicisitudes que tiene para vencer que este amor muestra su fuerza. Cuando no hay obstáculo que sea mayor que el amor que une dos seres ni obstáculo que los pueda separar, cuando esta fuerza es sentida, como un imán, por ambas partes, estamos probablemente ante esa otra mitad de nosotros.
Encontrar el Alma Gemela es como llegar a casa. Es encontrar a alguien con quien nos sentimos inexplicablemente seguros, bien, completos. Y sin sombra de duda.

Cuando dos Almas Gemelas se encuentran, es frecuente que estén en puntos diferentes de su proceso de evolución. Una de ellas puede aún no estar preparada para vivir ese amor intenso y absoluto, habiendo un aplazamiento de la consumación del mismo. Esta separación temporal no es dolorosa, pues existe de la parte de la otra alma, más evolucionada, la firme certeza de que «vamos a estar juntos».

Otro de los rasgos que caracteriza el encuentro de Almas Gemelas es la imposibilidad de la separación. Estar lejos de esa persona duele, más que cualquier otro dolor antes experimentado. Un punto esencial a tener en cuenta es que entre Almas Gemelas todo es sentido por ambas partes. Muchas personas confunden una obsesión amorosa con el encuentro del Alma Gemma, en el anhelo de que esto suceda. Sin embargo, cuando sólo una de las personas siente esta intensidad, no podemos afirmar que se trata de Almas Gemelas. Aunque muchas veces uno de los socios no gana conciencia inmediata de la trascendentalidad de esta relación, en un encuentro de Almas Gemelas ambos sienten la imposibilidad de alejarse. Incluso sin querer asumir lo que sienten, la verdad es que de forma inexplicable son irremediablemente atraídos el uno al otro. al